En Vivo

“Me parece mentira que me haya ido bien”

Empezó su carrera como cantante folklórico pero pronto se convirtió en uno de los grandes humoristas del país. "El Negro" Álvarez visitó Cada Noche y habló de todo con Diego Scott.

Compartir

Carlos “El Negro” Álvarez (Córdoba, 1945), uno de los grandes humoristas de nuestro país, lleva el ADN cordobés en la sangre. A principios de los ’70 debutó como músico en el mítico escenario de Cosquín con el Dúo Argentino, y muy pronto en sus presentaciones empezó a alternar canciones con cuentos, chistes, relatos humorísticos. Hincha de Belgrano, amante de los perros boxer, desde su Villa Dolores natal El Negro recorrió toda la Argentina con su trabajo. Ya desde los primeros años de la década del ’80 el humorista fue haciéndose un lugar en la cartelera de verano de Carlos Paz y desde entonces desarrolló una sólida carrera que incluye programas de televisión, obras de teatro y una treintena de discos publicados.

En diálogo con Diego Scott, El Negro habló sobre su carrera, sus rebusques de juventud, los mandatos familiares, la censura y sus tiempos de residencia en México y Estados Unidos.

Álvarez Dixit

“Así como el médico tiene que hacer residencia, la residencia del humorista es la noche, la calle, la bohemia”

“Mis cuentos siempre están en la cabeza. Yo siempre digo que de las cosas buenas no te olvidás: si una chica linda en la calle te daba su teléfono, de ese teléfono no te olvidabas”
“Dios se dio cuenta de que si yo hubiera trabajado, me habría muerto de hambre”
“En la época de la Triple A nos prohibieron un disco”
“Cualquier censura es mala: no leas ese diario, no veas esa película, no vayas a esa obra de teatro. Pero no vayas a hacer un piquete, estoy en contra de esa falta de libertad. Protestá de una manera que no moleste al otro”
“Me allanaron mi casa, me hicieron un simulacro de fusilamiento y después por una cuestión personal, yo necesité tomar una distancia y me fui, estuve en México y en Estados Unidos”
“Cuando volví a Córdoba me estaba esperando el dueño de una radio y me dijo ‘Te queremos contratar’ apenas me bajé del colectivo”
“Si mi viejo hubiera vivido, yo habría sido abogado. No sé si hubiera ejercido, pero estaba ese mandato”
“Me parece mentira haber vivido de lo que vivo y que me vaya bien”

Cada noche

Ver más