En Vivo

Esos locos soñadores

Argentina ha sido muy prolífera en cuanto a los inventos que aquí nacieron, pero no nos circunscribimos a nuestro país y emprendemos un viaje a los grandes inventores de la historia.

Compartir

Andres Tejeda fue un molinero mendocino. Era inventor y San Martín le encomendó en 1815 la construcción de un batán –dispositivo mecánico fabricado con madera para apelmazar telas y hacerlas más resistentes– que sería usado en el proceso de confección de los uniformes del Ejército de los Andes. En una de sus charlas con el general San Martín, le comentó su proyecto de armar una máquina de volar y finalmente realizó uno de los primeros vuelos experimentales del país.

La nave corbeta Uruguay, construida en Inglaterra, es el buque a flote de mayor antigüedad de la Armada Argentina, con más de 130 años desde su incorporación oficial en septiembre de 1874. Último exponente de la legendaria Escuadra de Sarmiento, la corbeta Uruguay intervino en revoluciones, rescates, expediciones, y fue incluso sede flotante de la Escuela Naval, su acción más destacada se realizó entre 1901 y 1903 cuando al mando del almirante Julián Irizar apoyó y luego rescató a la expedición antártica de Otto Nordenskjöld. Quitada de servicio en 1962 fue declarada en 1967 Monumento Histórico Nacional y como tal hoy se exhibe amarrada en el dique 4 de Puerto Madero. Hasta allí viajó Eduardo Lazzari para mostrárnosla.

Además, nos contó sobre la invención de la telegrafía inalámbrica y cómo salvó a 705 pasajeros del Titanic. Por ese entonces, en los barcos la telegrafía sin hilos no era de uso obligatorio y los capitanes cedían estas operaciones a los equipos humanos de la compañía “Marconi International Marine Communication Co“. Al operador asignado a las comunicaciones de radio a bordo de aquellos buques se le llamaba “marconista“, a los mensajes transmitidos por el aparato de Marconi se los llamaban “marconigramas” y las estaciones de comunicaciones “estaciones Marconi“.El buque incorporó a su equipamiento el equipo más sensible y potente de aquellos tiempos que garantizaba un alcance de unos cuatrocientos cincuenta kilómetros, aunque a plena potencia podía ser de setecientos cincuenta kilómetros de día y unos tres mil setecientos kilómetros de noche.

Noticias de ayer

Ver más